NUESTRAS BARRERAS.


Texto de Pablo Fernández de la Puebla, la persona que más está ayudando a los tres aventureros que nos presentamos al iniciar este blog el día 2 de Abril. Tanto es así, que nosotros preferimos considerarlo ya uno más del grupo...



Todos.
Todos tenemos una serie de barreras que nos inmovilizan en nuestra vida cotidiana. Todos pensamos que tal vez debería dejar de fumar, o tal vez no debería beber tanto...

Algunas veces pensamos que no somos demasiado buenos para hacer algo, que todos pueden hacerlo mejor que nosotros mismos.

Todos pensamos que "ese muro es demasiado alto como para treparlo", que "ese hueco es demasiado extenso como para saltarlo", que "esa carga es demasiado pesada como para llevarla a nuestra espalda", y es ese largo etcétera el que nos prohíbe realizar tantas y tantas acciones que, pensamos, los demás sí pueden superar.

Por supuesto que tenemos barreras... ¿realmente eres libre?
Piensas que eres libre porque has elegido tu carrera universitaria, una carrera que tú no has inventado, sino una carrera que te han impuesto y tu la has reconocido a corde con tus ideales...los mismos ideales de millones de personas que estudian la misma carrera, aparentemente porque son libres en su elección. Porque crees que eres libre, tienes tu propia forma de vestir. Esa es la misma libertad que no te permite vestir de otra manera. Tienes tanta libertad, que incluso eliges tu casa. Si, esa casa que has escogido "libremente" en un lugar cómodo, con cercanía a tu trabajo y a las zonas donde otros seres "libres" (como tú y como yo) pasan sus días haciendo esas cosas que los convierte en esclavos...

Exacto, nos venden la esclavitud enmascarada como la mejor de las libertades. Piénsalo, pasa con todo lo que hacemos, con cada decisión que tomamos...

Siento informarte de ello, pero NO somos libres. Somos presos de una cárcel que nos llena la vida de barreras que todos pueden franquear menos nosotros. Somos presos de una cárcel que nos vende libertad.

Esas barreras no son físicas. Si lo piensas de esta manera, te darás cuenta de que te han educado en una libertad que consiste en ponerte barreras a tí mismo. Un trabajo relativamente fácil: si desde pequeños nos enseñan lo que no podemos hacer, cuando crecemos somos tan conscientes de ello que incluso nos lo creemos...

Libérate, recuerda que esas barreras están en tú cabeza. Recuerda que eres capaz de deshacerlas, ya que tú mismo las has creado. Recuerda que eres capaz de superar todo aquello que te propongas...
7 Responses
  1. Qué grande nuestro Pablo...

    Si me viene la musa, escribiré algún artículo para el Blog educador. ^^

    Un saludo de hippieska.


  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  3. ole tú! eso ya me lo tenia leido yo..xD juro que en cuanto se acaben las vacacionesescribo algo!
    :)


  4. txoni3 Says:

    Cuanta razón Pablo y cuanto necesitamos currarnos ese mundo autónomo y esa conciencia crítica que no necesite de la aceptación ajena.


  5. Anónimo Says:

    Si es cierto lo que comentas, pero es mucho más cómodo no pensarlo...o al menos le interesa alos que mueventodo el cotarro creerse que tienes libertad...libertad de elegir lo que ellos nos proponen...sigue así;necesitamos personas que nos hagan pensar...


  6. UrbanPop Says:

    Me parece un texto bastante realista y con el que estoy totalmente de acuerdo, ahora bien, tengo que hacer un crítica al blog y espero la tomeis de forma constructiva, ya me conoceis y sabeis que aplaudo la iniciativa y que os apoyo en todo lo que haga falta, o mejor dicho, en casi todo porque si no no habría crítica, je je je.

    Al identificarnos mediante nombres reales a veces perdemos la esencia y la fuerza.

    Espero que lo tomeis de forma constructiva como ya he dicho chicos.

    besos


  7. Noemí Says:

    ¿Tenemos la suficiente libertad como para poder elegir si liberarnos de esas barreras? o ¿es solo el sentimiento de esperanza, aquel que nos muestra la posibilidad de tal liberación?


Se ha producido un error en este gadget.