UN HECHO REAL.

Domingo 14 de diciembre de 2008.

Hola soy Encarni, aquí estoy de nuevo para contarles una pequeña historia de mi vida, aquí comienza:

Yo era una niña gitana de 14 años, y a esa edad me enamoré de un payo que hoy es mi marido con el que llevo 30 años casados y dos de noviazgo, por lo cual mi vida fue un poco dura y dramática, porque mi familia no aprobaba el casamiento con un payo.

Tras una dura lucha con mi familia, la cual se oponía totalmente a mi relación y llegué a recibir una paliza que me rasgaron hasta las orejas.

Tras este duro suceso con mi familia, como no querían saber nada de mí, tuve que optar por irme a casa de unos amigos de mis padres que me acogieron casi un mes hasta que todo se estabilizara un poco.

Llegó mi hermana y habló conmigo, me preguntó si había tenido relaciones íntimas con mi novio, yo le dije que no, entonces me dijo:

- ¿Estás para hacerte la prueba de la virginidad?

Y yo le respondí que sí; me hicieron la prueba que la ley gitana llama "El pañuelo" con lo cual yo estoy completamente en contra por el dolor y el sufrimiento que lleva para las mujeres gitanas.

Tras haber estado tres años desterrada, fuera de mi casa, mi familia me dio la aprobación a mi boda con el que hoy es mi marido, y con el que también tuve una segunda boda por la iglesia, como los payos y deseaba y le hacía feliz a él.

Deseo que toda la juventud gitana luche y tenga libertad de estar con un hombre del que realmente esté enamorada, sea payo o gitano. Estamos en el siglo en el que el color, la raza o la edad ya no es motivo de vergüenza discriminación.

Extraído del blog Chicass10.
1 Response
  1. krys Says:

    Vaya.. esto de llevar las culturas y tradiciones al extremo, creo que ya no se debería llevar... pero claro, es sólo mi opinión. Me alegro que al menos, ahora sea feliz.

    Un saludo!


Se ha producido un error en este gadget.