YO, TAMBIÉN (II)

Vista la película, y por no desvelar argumento para aquellos que queráis verla, sólo comentar como anécdota que pasé media película llorando (de rabia, porque la verdad es que aunque tiene sus puntos de humor, es bastante dura).

Muchas pullitas y críticas muy directas, que quizás pasen desapercibidas para muchos, y reflejo de una realidad muy cotidiana, por desgracia.

Aún queda mucho (taaaanto por hacer) que esperemos que con esta película la gente aprenda a ver los fallos que se cometen con las personas con Síndrome de Down (considerarlas infantiles, dependientes, incapaces...). Y sino, al menos nos sirve a quienes estamos metidos en todo esto para reflexionar y replantear nuestras funciones, nuestros fallos, y nuestra capacidad de cambio.

Un 8 para este film.
1 Response
  1. una buena reflexion naza

    al.---


Se ha producido un error en este gadget.